ater

En la ATER pedirán un informe explicativo por la medida.

 

La Administradora Tributaria de Entre Ríos (ATER) se ha convertido en los últimos días en la caldera del diablo: los empleados han recibido una directiva dictada por el fiscal de Estado, Julio Rodríguez Signes, por la cual le quitan al organismo toda facultad de cobro de deudas impositivas a los contribuyentes, incluyendo apremios fiscales y juicios, y la medida ha generado un hondo descontento.

El viernes hubo una asamblea promovida por los delegados de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) en la ATER, de la que también participó el titular del organismo, Sergio Granetto. De acuerdo a fuentes consultadas, en principio Granetto se habría mostrado reticente a hacerse presente en la asamblea de trabajadores, pero al cabo de una negociación cambió de parecer.