violencia de genero
Diariamente a través de distintos medio de comunicación escuchamos hablar de FEMICIDIO, de las numerosas leyes que se establecen para evitar estas situaciones de violencia. ¿Qué pasa? ¿Qué es lo que no funciona? ¿Por qué los casos de violencia de género aumentan?
Desde hace exactamente 5 años (6 de febrero del 2011) vengo realizando exposiciones y denuncias por golpes, amenazas y hostigamientos. He presentado certificaciones médicas que corroboran que este individuo presenta trastornos de personalidad explosiva con falta de control de sus impulsos, que significa un peligro para mis hijos y para mi.
Relato los últimos sucesos:
El 26 de septiembre de 2015 al llegar mi lugar de trabajo; escuela Nº 39 “Williams Morris” del departamento Nogoyá, me encuentro con laterales y fachada de la institución con escritos un realizado en aerosol negro, los cuales hacían referencia a mi persona.
El día 23 de diciembre aproximadamente a las 22:30 hs. Encuentro mi auto con el parabrisas destruido y un guardabarro con varios impactos.
Consternada por la situación y como una manera de evitar que esto trascienda porque para mis hijos es muy doloroso me demoré en realizar la denuncia.
El días 30 de diciembre me acerque a Tribunales a las 7:30 hs. Desde el juzgado de Familia Nª 1 fui derivada a Fiscalía donde efectivamente iba a realizar la denuncia por ambos hechos. En fiscalía esperé más de 2 horas para ser atendida por un señor que me derivo a Dirección Operaciones y Seguridad Div. Minoridad y Violencia Familiar, ubicada en calle Tucumán. Me dirijo hasta esta entidad policial donde me manifiestan que la denuncia tenía que efectuarla Fiscalía. Ante mi indignación y quizás mi cara de exasperada, me toman la denuncia. Manifiesta la agente que a más tardar 24 horas, contaría con una orden de restricción como una manera de preservar mi integridad física (hasta el día de la fecha no ha llegado la orden de restricción).
El día 13 de enero recibo una citación judicial para el día 28 de enero en la Subsecretaría de la Mujer. Nuevamente relate los hechos y me informan que recibiré una orden de restricción a la brevedad (hasta la fecha no ha llegado).
En la madrugada del 5 de febrero fue incinerado por completo mi vehículo en la ciudad de Crespo.
Esta demás decir que esto no se resuelve con solo una orden de restricción.
¿Qué más tiene que pasar?
MIS HIJOS Y YO ESTAMOS EN PELIGRO, TODAVÍA CONFIAMOS EN LA JUSTICIA Y A GRITOS PEDIMOS AYUDA.