ficha de afiliacion

Acusan que “Bocacha” Albornoz habría recibido la orden y el pago de un importante dirigente partidario y funcionario provincial

Un nuevo escándalo hizo sacudir la sede del Partido Justicialista en la capital entrerriana.

Sucedió el pasado miércoles, cuando el vicegobernador Adán Bahl ingresó cerca de 500 fichas de nuevos afiliados al partido para que sean firmadas por la autoridad partidaria, cuando la premura de la presentación de las mismas imperaba en toda la dirigencia justicialista.

El escándalo vino cuando uno de los hombres que mandó el vicegobernador a seguir el trámite, Luciano Ayala, fue a averiguar sobre el destino de las mismas y si ya se había formalizado la presentación, contestándole la gente del PJ que no había ninguna ficha presentada por el mismo.

En dicho momento, cuentan los mentideros, la desesperación se apoderó del sector, y no es para menos ya que conforme al cronograma electoral publicado por la cúpula del PJ, el viernes 12 vencía el plazo para la presentación de dichas afiliaciones.

Al parecer junto a los empleados del partido buscaron por todos los rincones de la sede de calle 9 de julio las fichas de Bahl, encontrándolas en un lugar inhóspito dentro de una caja, bien escondidas

Por el comentario de los mentideros se supo que todas las acusaciones fueron dirigidas contra el dirigente de la 4° del Pancho Ramirez “Bocacha” Albornoz, sindicado como único responsable de la desaparición de las fichas ya que, atendiendo la mesa de entradas de la departamental Paraná es quien recepciona las mismas como vocal del consejo departamental Paraná.

Tal fue el escándalo generado que Ayala, que dicen que no se anda a las vueltas y enseguida se va a las manos, junto a otros del bahlismo quisieron trompearlo a Bocacha a quien el propio Bahl, al enterarse de lo sucedido y sacando chapa de secretario general partidario, pidió que se lo saque de la mesa de entradas.

Si bien aún no se pudo determinar si fue por iniciativa propia o por la orden de alguien, algunos de los presentes en el partido sostienen que escucharon una comunicación telefónica entre Bocacha y un importante dirigente y funcionario provincia donde aquel le decía “quédate tranquilo que a las fichas no las encuentran más, pero no te olvides de lo mio, eh!”, garantizándole así el trabajo realizado y su contraprestación.

Lo que llamó la atención de muchos es que Albornoz hasta no hace muy poco tiempo estaba estrechamente relacionado al sector del vicegobernador.

Es más Albornoz fue uno de los dirigentes de la capital entrerriana que apoyó fuertemente la candidatura de Bahl a gobernador.

No hay que olvidarse que Albornoz viene del sector del ex gobernador Mario Moine, uno de los que salió públicamente a bancar la candidatura del entonces ministro de gobierno a gobernador, algo que finalmente quedó trunco, declinando con posterioridad su candidatura para acompañar como vice a Bordet.

Más allá de esto, lo concreto es que Bocacha habría hecho desaparecerle las 500 fichas a Bahl, poniendo en evidencia la dura interna que se palpita en el justicialismo, donde por un lado se proclama la unidad y una lista única y por el otro lado se boicotean las afiliaciones entre ellos.