En un juicio abreviado reconoció los hechos que se le imputaron y aceptó la pena acordada entre Fiscalía y Defensa Pública de tres años de prisión condicional. Los hechos ocurrieron en Diamante en 2010.

 

El Tribunal de la Sala I en la Cámara del Crimen se retiró a deliberar acerca del acta acuerdo que en un juicio abreviado celebraron Fiscalía y Defensa Pública, en relación a la responsabilidad de un hombre oriundo de Diamante que fue acusado de los delitos de Abuso sexual sin acceso carnal, agravado por la situación de convivencia en concurso real con Coacción agravada, en un hecho que tuvo como víctima a una nena que al momento de los hechos tenía 6 años. El Tribunal dará a conocer su veredicto el lunes 21 de marzo, día en el que el imputado sabrá si los magistrados entendieron que el acuerdo cuenta con los requisitos de legalidad y razonabilidad necesarios, más allá del imprescindible reconocimiento de los hechos por parte del imputado.

De homologarse el acta, el acusado será condenado a la pena de tres años de prisión condicional, que comprende la observación de normas de conducta consistentes en no acercarse al domicilio ni a la persona de la niña, ni al lugar en el que ella se encuentre; abstenerse de realizar actos molestos o perturbadores contra los familiares directos o personas convivientes de la víctima; y la realización de trabajos comunitarios no remunerados, por el mismo lapso de la pena durante ocho horas mensuales. Los hechos imputados llegaron a debate por los delitos de Corrupción de menores agravada, Coacción agravada y Tenencia ilegítima de arma de fuego de uso civil en concurso real.

 

Fundamentos

A la hora de mensurar el monto de la pena y la forma de cumplimiento, Fiscalía y Defensa Pública analizaron que el imputado carece de antecedentes condenatorios, como así también entendieron que “la calificación asignada al primero de los hechos debe ser modificada, correspondiendo subsumirla en la figura de Abuso sexual agravado por la situación de convivencia”. En los fundamentos de la recalificación se señaló que en la causa “no puede tenerse por acreditado uno de los elementos típicos propios del delito de corrupción de menores, esto es la existencia de una acción corruptora que deje una huella profunda en el psiquismo de la víctima, torciendo el sentido natural, biológico y sano de la sexualidad”, añadiendo que “más allá de la implicancia propia de un ataque contra la integridad sexual, proveniente de quien convive con la víctima, y de la escasa edad de la misma al tiempo de los hechos, no se advierte que el contenido de los hechos denunciados, en el período de su realización, sea de aquellos tendientes a la alteración antinatural de las condiciones en que el acto sexual se realiza, con capacidad e idoneidad suficiente para torcer prematuramente el instinto sexual”.

Finalmente, advirtieron que la Tenencia del arma de fuego de uso civil prescribió, puesto que se resaltó que “la citación a juicio se realizó el 15 de febrero de 2012, y que la figura tiene un plazo de prescripción de dos años”, agregando que “la ilicitud de este hecho se encuentra consumida en aquella propia del uso del arma que fuera utilizada para perpetrar el hecho segundo, agravando la figura básica”.

 

Fuente: El Diario