Click para Ampliar

Juan Pablo Aguilera, además de cuñado del ex gobernador Sergio Urribarri, fue quien durante años hizo las veces de cajero del ex mandatario. En los últimos años cobró 32 millones de pesos del Estado, a través de dos empresas que inventó con familiares directos; invirtió otros millones en un negocio productivo en cercanías de General Campos y concretó inversiones inmobiliarias de importancia. Por él, pasó todo el dinero del frustrado sueño presidencial y, pese a verse involucrado en una mesa de dinero en el Senado provincial, por lo que fue desplazado, ahora retornó al mismo cargo, donde sigue manejando caudales públicos a gusto y placer. Este jueves, en el primer número de la revista ANÁLISIS en 2016, la deuda del hospital público más grande de la provincia: sobresueldos, sobreprecios y pago a directivos de insumos personales con precios inflados, todo con la anuencia silenciosa de UPCN y su mandamás en la provincia, José Ángel Allende.