Robo a una carnicería

Sin poder establecer hora en que penetraron los cacos, el dueño de la misma nos aseguró que por la forma en que penetraron al comercio serían de contextura delgada, pues todo comienza aparentemente queriendo penetrar o abrir una puerta lateral, por lo que rompen un vidrio de pequeñas dimensiones, al ver que no podían ingresar ni abrir la puerta, lo hacen por un agujero de ventilación sobre calle Irigoyen de pequeñas dimensiones, rompiendo al descender dentro del comercio un fluorescente que se encontraba debajo del mismo.

El hijo del propietario asegura haber llegado a las 4,30 Horas a su domicilio que se encuentra a veinte metros del local, y que seguramente al escuchar el sonido de la alarma de su automóvil al cerrar y trabar sus puertas, se han asustado por lo que se estimaba.

Robaron dinero en efectivo (cambio), aproximadamente sin exactitud entre 500 y 1000 pesos, dejaron embolsados 1 tira de asado y chorizitos listos para ser llevados y se dedicaron a revisar todo lo que pudiera contener dinero en efectivo desparramando papeles, sobres del contador, bolsas produciendo más daño aún de lo que robaron.

Es lamentable que gente de trabajo vea su esfuerzo dilapidado o afectado por culpa de ladrones que solo buscan dinero quien sabe con qué fines, Gabi Geuna nos comentaba que él nunca deja dinero salvo el cambio para comenzar el otro día, y mitad en broma, mitad en serio sostuvo “estuvieron un buen tiempo pues hasta eligieron el mejor pedazo de asado que encontraron”.

Otro hecho lamentable en este Diamante, que parece querer copiar las malas artes de otros lugares.

 

 

Motochorros en la mañana diamantina

 

Norma Esther Blasón, retornaba de su jornada laboral, en el Hospital Fidanza, bajando del ómnibus, en la esquina de J. Hernández y San Martín, comienza a caminar hacia su hogar, cuando al llegar a la esquina de José Hernández y Sara Romero, gira hacia su casa y de atrás aparece una motocicleta tipo Enduro, color Blanca con dos personas a bordo con su correspondiente casco, se para a su lado y le piden el bolso y la mochila que traía, al negarse uno de ellos se baja y comienza a forcejear con ella hasta que de un empujón la arroja violentamente al suelo, arrastrándola hasta que logra su cometido, luego huye hacia calle 27 de Febrero y gira hacia la barranca, perdiéndose de su vista.

Según sus comentarios no vestían mal, pues llevaban un buzo de marca, la motocicleta aparentaba ser de un costo elevado y preparada como para competir, que primeramente para negarse observó si tenían armas en la mano siendo esto negativo, y que agradece la ayuda al encontrarse tirada en el piso del Joven Damián Osuna, que vive en la zona.

Fue atendida por el médico policial, quien le diagnosticó golpes en la cadera, glúteo y piernas y quemaduras producto de la caída, se realizó la denuncia ante Jefatura Departamental Diamante.

Se alerta a la población sobre el accionar de delincuentes que aprovechan cualquier descuido para perpetrar sus fechorías.