El Poder Ejecutivo avanza en la definición de un anteproyecto que enviará al Congreso para la reforma del sistema penal juvenil, que incluye la baja de la edad para la punibilidad de los menores, a 14 años para homicidios, y a 15 años para los casos de robo calificado con arma de fuego, violación, y secuestro extorsivo. En ese marco, el jefe de la Policía Bonaerense, comisario general Fabián Perroni, expresó su rechazo a bajar la edad de imputabilidad a los 14 años, se manifestó “muy preocupado” por la inseguridad en el distrito, y cuestionó a la Justicia por la liberación de personas con antecedentes penales, a quienes responsabilizó de “la totalidad de las detenciones y los enfrentamientos armados” que afrontan las fuerzas de seguridad.