Eso dijo el fundador del PRO en Avellaneda y presidente del Bloque de Concejales del macrismo. Al renunciar al partido cuestionó que “el cambio y republicanismo, se convirtieron en negocios de CEOS, tarifazos, prebendas, amiguismo, nepotismo y corruptela”.

El concejal Daniel García, quién supo ser presidente del bloque Pro en el Honorable Concejo Deliberante de Avellaneda, comunicó su salida con un fuerte comunicado: “No quiero ser cómplice de semejante traición al pueblo y al electorado”.

El edil, artífice de la construcción del PRO en Avellaneda, señaló que comunicó su renuncia indeclinable a dicho espacio “con suma tristeza”. En esa misma línea, planteó: “Fueron muchos años de enfrentar al kircherismo en compañía de varios dirigentes y militantes que con convicción y mucho trabajo construimos el triunfo de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal”.

Luego de esa victoria y al llegar al gobierno, criticó que “nos encontramos con arribistas de la política que, aún sin vivir ni conocer la ciudad, se apoderaron de nuestro partido y hasta de nuestros sueños”.

Y añadió: “Eso no sería nada, si no fuera por las salpicaduras de corrupción y causas judiciales de dirigentes que hoy se presentan como el rostro del ‘Cambio’ y hacen de la política, un negocio”. Y sumó: “Es triste darse cuenta que el PRO se convirtió en algo peor que lo que dije combatir”.

En esa misma línea, remarcó: “Hubo lugar hasta para que un militante de La Cámpora ocupe un cargo público, pero se les dio la espalda a quienes en las condiciones más adversas enfrentaron la década kirchnerista”.

Como si fuera poco, repudiaron que “las propuestas de cambio y republicanismo, se convirtieron en negocios de CEOS, tarifazos, prebendas, amiguismo, nepotismo y corruptela”.

“No es para esto que trabajamos tantos años proponiéndole a los vecinos seguir a Mauricio Macri. Lo hice convencido de que se beneficiarían los sectores populares y medios que habitan este suelo y no los empresarios con cuentas fantasma en Panamá”, lanzó.

Por último, el comunicado marcó: “Por ello, dejo este espacio denominado PRO, ya que no es el mismo que fundé en Avellaneda. Hoy convertido en un aguantadero, y no quiero ser cómplice de semejante traición al pueblo y al electorado”.

Fuente: Nova