Así lo informó el abogado de una de las víctimas, quien indicó que el juez dio “un fallo ejemplar”, al decidir que la causa por abuso contra Marcelino Moya no prescribe, por lo que el cura será sometido a un juicio oral.

 

El juez de Garantías de Villaguay, Carlos Zaburlín, rechazó este jueves el planteo de los defensores del cura Marcelino Moya, que plantearon la prescripción de la causa por abusos a menores, e hizo lugar al pedido que formularon la fiscal Nadia Benedetti y los querellantes Florencio Montiel y Juan Pablo Cosso; por lo que se elevó el expediente a juicio oral.

“El juez resolvió que la acción no ha prescrito, ha dado un fallo ejemplar y esperemos que siga el juicio hasta el debate como es debido, que se pueda cumplir con la acusación como corresponde y que Moya sea condenado”, dijo Cosso a Delco Villaguay.

En tal sentido, entendió que “es un paso muy importante que la causa no haya prescrito”, y dio cuenta que la defensa del cura “apeló el fallo y harán el ejercicio de defensa que corresponde”.

Consultado sobre si Moya hizo algún tipo de manifestación o expresión de arrepentimiento durante la jornada, el abogado indicó que “como siempre ha hecho silencio”.

Finalmente, hizo saber que Marcelino Moya “sigue en libertad porque no hay ninguna condena”.

Vale recordar que sobre el sacerdote pesan dos denuncias: una por promoción a la corrupción y otra por abuso sexual simple, ambas agravadas por su condición de miembro del clero.
El sacerdote está suspendido desde 2015 por la Iglesia. Su último destino parroquial fue en Nuestra Señora de la Merced, de Seguí. Los abusos que se le endilgan habrían ocurrido cuando fue vicario en Villaguay, adonde estuvo destinado entre 1992 y 1997, siendo los denunciantes dos jóvenes, un estudiante de Derecho, y un médico, oriundos de Villaguay, quienes se presentaron ante el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull en los tribunales de Paraná y contaron sus historias de abuso. Elonce.com